MENU
LANGUAGES
 

Los riesgos de la combinación de Bufo alvarius con ayahuasca

Durante los últimos años se ha popularizado el uso de las exudaciones del sapo Bufo alvarius (nombre correcto Incilius alvarius) en rituales de diversa índole. Esta popularización ha llegado hasta el punto de que se está empezando a utilizar más o menos asiduamente en retiros en los que también se utiliza ayahuasca. Si bien el uso de cada uno de los preparados por separado es fisiológicamente bastante seguro, su combinación es muy peligrosa pudiendo llegar a resultar mortal.

Existen al menos dos casos de muertes en la literatura médica tras combinar los principios activos del Bufo alvarius con harmalinas, los compuestos presentes en la ayahuasca.

No existe un uso ritual conocido

El veneno de Bufo alvarius contiene más de una decena de compuestos triptamínicos[1], siendo los más importantes la bufotenina y la 5-MeO-DMT (5-metoxi-dimetiltriptamina), pero no contiene DMT (N,N-dimetiltriptamina), el principio activo presente en la ayahuasca. En la literatura etnográfica no se conoce un solo caso en el que se hayan encontrado decocciones de ayahuasca a las que se les haya adicionado plantas ricas en 5-MeO-DMT y/o bufotenina, a pesar de existir un uso milenario reconocido de plantas conteniendo dichos compuestos[2]. Tampoco se ha encontrado nunca ni 5-MeO-DMT ni bufotenina en ningún análisis químico realizado en ayahuascas recogidas en diversos lugares y provenientes de diferentes grupos culturales de la cuenca amazónica. Sí existen registros de grupos indígenas que potencian los efectos de las virolas (rapés visionarios ricos en bufotenina y 5-MeO-DMT) con hojas de Banisteriosis caapi (ricas en harmalinas)[3]. Pero este uso es muy limitado en áreas concretas y grupos indígenas específicos de la Amazonia y la forma de uso es siempre esnifado y/o inhalado, nunca en combinación oral.

El hecho de que no se conozca una sola combinación oral de materiales botánicos ricos en bufotenina/5-MeO-DMT con B. caapi, estando ambos compuestos ampliamente distribuidos por toda la Amazonia y siendo ambos también muy conocidos y utilizados por separado por los pueblos tradicionales que la habitan, supone un primer indicador de precaución a la hora de pretender combinarlos. Igual que en un pasado indefinido de alguna forma los nativos amazónicos aprendieron a combinar plantas ricas en harmalinas con plantas ricas en DMT para conseguir ayahuascas visionarias, y a pesar de ser incontables las plantas que cada pueblo, tribu o chamán adiciona a la decocción de B. caapi, también debieron aprender a no adicionar plantas ricas en 5-MeO-DMT/bufotenina a la decocción de ayahuasca. Posiblemente debido a sus potenciales efectos secundarios.

Tampoco se conocen rituales tradicionales en los que se inhalan plantas ricas en 5-MeO-DMT/bufotenina tras un uso de ayahuasca. Registros arqueológicos realizados en el norte de Chile (Atacama y Valle de Azapa),  han demostrado que las culturas que vivían allí eran asiduos consumidores de rapés visionarios que contienen 5-MeO-DMT y bufotenina. Sin embargo, en análisis químicos de pelos de momia se han encontrado harmalinas sin restos de triptaminas, lo cual indica que estos pueblos nunca combinaron ayahuasca con rapés ni adicionaban las plantas de los rapés a la ayahuasca[4].

Efectos adversos

Existen al menos dos muertes registradas en la literatura médica en las que se han encontrado restos de harmalinas y de 5-MeO-DMT en las autopsias. El primer caso se corresponde con una persona que murió tras una sesión de ayahuasca en cuya autopsia se encontraron restos de 5-MeO-DMT, por lo que es posible que al terminar la sesión ingiriera por su cuenta un compuesto conteniendo 5-MeO-DMT cuya interacción con la ayahuasca produjera la intoxicación mortal.[5] El otro caso refiere al de otra persona que combinó 5-MeO-DMT con harmalina en un intento de imitar los efectos de la ayahuasca[6].

Estudios en animales han demostrado que la combinación de harmalina con 5-MeO-DMT potencia la hipertermia que ya de por sí induce este compuesto administrado en solitario[7]. Una desregulación de los mecanismos de termorregulación produce efectos secundarios notables en animales de investigación y es la causa de intoxicaciones fatales en sobredosis por compuestos serotoninérgicos. La razón por la que las intoxicaciones solo se producen al combinar harmalinas con bufotenina/5-MeO-DMT por vía oral y no con DMT, es posible que se deba a que las harmalinas, aparte de inhibir la enzima MAO-A (monoaminooxidasa) previniendo la destrucción de los compuestos triptamínicos en el tracto gastrointestinal, también inhiben su metabolismo hepático (mediante el citocromo 2D6), resultando en un aumento notable de las concentraciones de las mismas que alcanzan el cerebro.

Además, la 5-MeO-DMT y la bufotenina tienen una mayor afinidad sobre los receptores serotoninérgicos que la DMT produciendo efectos a menos dosis, aparte de que las biotransformaciones que sufren la 5-MeO-DMT y la bufotenina a nivel cerebral puede que den lugar a metabolitos tan activos o incluso más que los compuestos de origen[8]. Aunque el riesgo de la combinación de ayahuasca con 5-MeO-DMT es más alto si se consumen por vía oral debido a que ambos compuestos deben metabolizarse por el hígado, la inhalación del humo de 5-MeO-DMT, que evita la vía hepática, habiendo ingerido previamente harmalinas sigue siendo una práctica de riesgo. Es seguro que si esta práctica se hace más común, empezarán a registrarse cada vez más reacciones adversas graves e incluso fatales.

¿Cuánto tiempo esperar?

Estudios farmacológicos han demostrado que al menos un compuesto harmalínico (THH –tetrahidroharmina), así como algunos metabolitos de las harmalinas presentes en la ayahuasca que tienen también propiedades IMAO permanecen en el plasma sanguíneo humano hasta 24 horas después de haber sido ingeridas[9]. Luego un espacio razonable para evitar interacciones es esperar al menos 24 hs después de haber ingerido ayahuasca antes de inhalar las exudaciones de Bufo alvarius. En el caso de que primero se vayan a inhalar las exudaciones del sapo, se debería al menos esperar una hora antes de ingerir ayahuasca y no volver a inhalar exudaciones hasta al menos 24 hs después. Aún así, este es solo un consejo especulativo, ya que se desconoce la permanencia de los compuestos de la ayahuasca y/o sus metabolitos en el cerebro, donde los compuestos harmalínicos y la 5-MeO-DMT también interaccionan. En ningún caso se debería combinar 5-MeO-DMT con ayahuasca y/o harmalinas por vía oral.

Nota final: Es potencialmente peligroso combinar secreciones de Bufo albarius con ibogaína, así como con cualquier otra triptamina. La ibogaína actúa sobre múltiples sistemas de neurotransmisión, incluyendo los receptores serotoninérgicos sobre los que actúan las triptaminas, incluyendo la 5-MeO-DMT y la bufotenina, por lo que su interacción a nivel neurofisiológico a día de hoy es desconocida y por tanto las eventuales consecuencias impredecibles.

 

DESCARGA EL INFORME

 


[1] https://erowid.org/archive/sonoran_desert_toad/erspamer.htm

[2] Llagostera A, Torres MC, Costa MA. El complejo psicotrópico en Solcor 3 (San Pedro de Atacama). Estudios Atacameños Nº 9, pp. 67-106 (1988).

http://revistas.ucn.cl/index.php/estudios-atacamenos/article/view/392/378

[3] Ott J . 2001. Pharmepéna-Psychonautics: Human intranasal, sublingual and oral pharmacology of 5-methoxy-N,N-dimethyl-tryptamine. J Psychoactive Drugs. 33(4):403-7.

[4] Ogaldea JP, Arriaza BT, Elia C. 2009. Identification of psychoactive alkaloids in ancient Andean human hair by gas chromatography/mass spectrometry Journal of Archaeological Science 36(2):467-472

[5] Sklerov J, Levine B, Moore KA, King T, Fowler D. 2005. A fatal intoxication following the ingestion of 5-methoxy-N,N-dimethyltryptamine in an ayahuasca preparation. J. Anal Toxicol. 29(8):838-41; Callaway JC, Grob CS, McKenna DJ, Nichols DE, Shulgin A, Tupper KW. 2006. A demand for clarity regarding a case report on the ingestion of 5-methoxy-N, N-dimethyltryptamine (5-MeO-DMT) in an Ayahuasca preparation. J Anal Toxicol. Jul-Aug;30(6):406-7.

[6] Brush DE, Bird SB, Boyer EW. 2004. Monoamine oxidase inhibitor poisoning resulting from Internet misinformation on illicit substances. J Toxicol Clin Toxicol. 42(2):191-5.

[7] Jiang XL, Shen HW, Yu AM. 2015. Potentiation of 5-methoxy-N,N-dimethyltryptamine-induced hyperthermia by harmaline and the involvement of activation of 5-HT1A and 5-HT2A receptors. Neuropharmacology. 89:342-51. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4310233/

[8] Shen HW, Jiang XL, Winter JC, Yu AM. 2010.  Psychedelic 5-methoxy-N,N-dimethyltryptamine: metabolism, pharmacokinetics, drug interactions, and pharmacological actions. Curr Drug Metab. 11(8):659-66. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3028383/

[9] Riba J, Valle M, Urbano G, Yritia M, Morte A, Barbanoj MJ. 2003. Human pharmacology of ayahuasca: subjective and cardiovascular effects, monoamine metabolite excretion, and pharmacokinetics. J Pharmacol Exp Ther. 306(1):73-83. http://jpet.aspetjournals.org/content/306/1/73.long